Buscar
  • Omar Camilo

Alcanzar sueños construyéndolos

Actualizado: may 13

Este es el primer escrito en esta nueva aventura de contar historias. Empiezo por la mía.

Bienvenidos a mi espacio para contar historias. Otra forma de llevarlas más allá de lo complicado que puede ser hacerlo por medio del cine. Hoy comienzo a llevarlas por medio de la palabra.

He sufrido el dolor de perder seres queridos y el que genera la empatía de acompañar a quienes los pierden.

Gracias por acompañarme en este viaje breve en un mundo por explorar.


La felicidad me tocó de diversas formas.


Y es que no hay una sola. He experimentado la felicidad!! Amo estar feliz. La he probado y disfrutado con los abrazos de amigos y familiares amados. Al mirar las sonrisas de mis hijas y mi esposa o solamente al suspirar cerca de ellas a la hora de jugar o al simplemente estar ahí. He sufrido el dolor de perder seres queridos y el que genera la empatía de acompañar a quienes los pierden. Me ha dolido la impotencia que genera vivir en mi isla bella, atacada a diario por la avaricia y la corrupción de gente miserable que nos mantienen en el encierro del status quo. Pero paso balance y me siento a escribir para conectarme con mi ser. Con mi yo de todos los días, con el que quiero alimentar diariamente para ser mejor papá, mejor esposo, mejor patriota, mejor hermano, hijo y mejor amigo.

Hoy me conecto con lo mejor de mí para generar espacio, para generar conciencia, para generar propósito y conectar con él. Comienzo a soñar con nuevas posibilidades de llevar historias, una a la vez.

Me tocó ser el hijo de Diana y José Luis, la maestra de inglés, español y bellas artes. Diana la maestra más embelequera de la escuela, la de los bailes para todas las actividades. La que cumplió su sueño de tener un coro hermoso, con el que recorrió el pueblo entero. José Luis, el simpático celador de la Autoridad de Energía Eléctrica que lograba conversar con casi cualquiera, de casi cualquier tema que se le propusiera. Sólo hacía falta alguien más para tenerla, incluyéndome entre los afortunados. De mi madre aprendí la música, la sensibilidad y todo lo que me llevó a producir desde mis propios embelecos, como los de ella, hasta las producciones que he llevado a la televisión pública de mi país y las historias filmadas que le han dado la vuelta al mundo. De mi padre, el conversar y el respeto a todos de igual forma, porque hablar lo hace cualquiera, pero muy pocos saben escuchar a todo el que necesita o simplemente quiere conversar. Una conversación no se le niega a nadie.

Estudié en escuela privada porque mi mamá se la pasaba renovando préstamos casi anualmente para poder pagarlos porque una maestra en mi país no gana tanto dinero. Mis amistades de la escuela, aún los conservo, no a todos pero definitivamente sí a los más importantes. Ya en la universidad sí fui a la pública porque en mi país, sencillamente es la mejor y es un gran privilegio haber podido estudiar en la UPR, dos años en Bayamón y el resto en Río Piedras. Humanidades y Comunicaciones. En Río Piedras conocí al amor que 20 años después me acompaña y con ella hice uno de los viajes educativos más reveladores y emocionantes de mi vida. El lugar Buenos Aires, Argentina en donde cursamos un seminario de Marketing de Medios con el profesor Al Lieberman en la Universidad de Palermo. Y fue revelador porque allí descubrí que quería vivir mi vida contando historias para entretener a la gente.

Ese motivo se ha ido ajustando con los años y no existe un motivo que me apasione más que lograr moverle el corazón y la conciencia a la gente. Es por eso que mi documental La Mujer Maravilla Sobre Ruedas ha logrado llegar al que lo ve y me conmueve conocer las impresiones de quienes lo han visto, porque descubro que se logra la misión de crear conciencia sobre la gente con impedimentos físicos y su vida, no entre las nuestras, sino junto a las nuestras. El de la gente es el mayor de todos los reconocimientos.

Tengo un par de cuentos más, así que desde hoy hago el compromiso contigo y conmigo de continuar escribiendo por este nuevo medio para mi y si te gusta mi trabajo y el de mi equipo puedes visitar mis redes sociales y escribirme o hacer contacto a través de mi correo electrónico.

Como decía aquel gran prócer de la TV boricua, CONTINUAREMOS.


101 vistas
  • imdb_pro_edited
  • YouTube - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo